Viajar

“cuando soñamos con ladrones, y tenemos miedo, los ladrones podrán ser imaginarios, pero el miedo es real” Freud

Han sido días cuáticos, el manso viaje que me pegué Chile-Australia comenzó hace un mes. En el vuelo molesté más que la guagua que iba en los asientos de atrás. La guagua ni se sintió. Cuando la vi la odié porque pensé que en algún momento del viaje iba a llorar, pero ni una lágrima derramó ni un gritito se pegó. Apresuré mi juicio con la guagua, cada vez que la miraba estaba chupando un juguete o durmiendo. Los asientos iban de tres en tres y como yo iba en la ventana tenía loca a la señora que daba al pasillo. “Excuse me, excuse me…” a cada rato pa pararme ya fuera al baño, a buscar unos dulces súper raros que tenían picante, o sólo para caminar y que no se me hincharan los pies. Le preguntaba si alguna vez iba a estar oscuro. Todo el viaje desde mi ventanilla fue como morirme: ir hacia la luz del sol y estar entre o sobre las nubes, nunca oscureció en las 15 horas de vuelo.
Llegué a casa de mis tíos casi casi de sorpresa. Mi tía es prima de madre, el parentesco es lejano pero pucha que han sido amables conmigo. Los primeros días todo bien en la casa pero hace como una semana he vuelto a sentir los miedos a la hora de dormir de cuando era chica….La visita de extraterrestres en el medio de la noche. Es que acá en Australia el paisaje da pa’l escenario de The fourth kind. Las casas tienen harto espacio y gigante también es la distancia que las separa unas de otras. Otro miedo recurrente antes de dormir ha sido la posibilidad de que me esté persiguiendo un poltergeist, como acá es todo silencio y oscuridá desde las 8pm cualquier ruido lo atribuyo a este cuco que he ido personificando noche a noche. Ayer ya era una sombra debajo de la cama perceptible en el reflejo del espejo. Y por supuesto, cómo no temerle a un bicho (que son mi terror constante en vida) como la funnel spider que en mi cabecita ya mide 20 centímetros la culiá y sólo vive para acecharme. Le conté a madre este miedo de mierda, ella en su infinita sabiduría me mandó a rezar 3 padrenuestros antes de acostarme. Me traje este miedo de Chile, siempre ha estado ahí?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s